promocionyprevencionensalud.com

Notas saludables

 

Colegio Saludable
Empresa Saludable
Notas de salu
Responsabilidad Social
 
Sexuallity
Momentos Planifica

ETS

VIH Abuso  

VIH

VIH

“las diferentes etapas del sida”

SIDA: ¿QUÉ ES?, ¿CÓMO NOS AFECTA?


Comúnmente utilizamos el término “SIDA” indistintamente para referirnos a una infección y a
una enfermedad, y esto se puede prestar a confusión. La enfermedad SIDA (sigla que significa
Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida) es la etapa final de la infección por un virus
denominado VIH ( abreviatura de “Virus de Inmunodeficiencia Humana”).


Una infección es la invasión de nuestro cuerpo por un microorganismo que nos causa
problemas de salud. Nuestro cuerpo suele ser capaz de defenderse contra ellos; una persona
puede estar con gente que tiene resfríos o gripes sin enfermarse y si se enferma, después de
unos días comienza a mejorar. La capacidad de no enfermarse, o de mejorarse hasta curarse, se
debe al sistema inmunitario, que provee a nuestro cuerpo de las defensas necesarias para
reconocer al agente invasor, atacarlo y controlar o erradicar la enfermedad.


Cuando decimos o escribimos “VIH/SIDA” hacemos referencia a que la infección por el VIH
puede terminar en la enfermedad SIDA.


La persona que se infecta con el VIH no lo nota; se siente bien y está saludable. Con los años
la destrucción del sistema inmunitario causada por el VIH dejará al cuerpo con escasas defensas,4
posibilitando la aparición de distintas enfermedades que pueden llegar a causar la muerte. Este
estado de la infección es al que se denomina SIDA


El VIH/SIDA necesita bastante tiempo para pasar de infección a enfermedad: en algunas
personas tarda pocos años; en otras puede tardar hasta diez o más años en hacer toda la
evolución. Hasta el momento la ciencia no ha descubierto como hacer para eliminar el virus una
vez que ha entrado en el cuerpo, por eso decimos que no hay cura. Como la persona infectada
no presenta síntomas durante mucho tiempo, la mayoría se enteran que conviven con el VIH
recién al enfermarse.


Afortunadamente se ha avanzado mucho en los tratamientos que logran evitar o frenar el
desarrollo de la enfermedad, convirtiéndola en crónica.

 

“Cómo se transmite...)
¿CÓMO SE TRANSMITE EL VIH?


Las personas responden de acuerdo al nivel de conocimientos que poseen.
Desde chicos aprendemos que debemos poner distancia con lo que pueda ser contagioso.
El virus del SIDA es transmisible solamente entre humanos. A lo largo de los años se ha
comprobado que hay determinadas vías de transmisión y fluidos corporales específicos a
través de los que el virus puede pasar de una persona a otra.


Es de fundamental importancia comprender la diferencia entre contagio y transmisión, ya que
tiene connotaciones sociales en la medida que, cuanto mayor es la desinformación y el
desconocimiento, mayor es la posibilidad de favorecer situaciones de discriminación,
marginación, estigmatización y rechazo hacia las personas que viven con VIH/SIDA, en la medida
en que se confunde el Temor al “Contagio” con el Temor al simple Contacto.


Muchas infecciones y la causada por el VIH entre ellas como ya dijimos, necesitan vias
especificas para su transmisión, el VIH no se transmite de una persona a otra por simple
convivencia social (abrazo, beso, compartir espacios ). Por eso es discriminatorio aislar a las
personas que viven con VIH/SIDA.


Para que se produzca la transmisión del VIH debe existir:
a) Una Puerta de Salida: es decir el virus debe salir de una persona infectada por el VIH.
b) Una Puerta de Entrada: el virus debe ingresar al torrente sanguíneo de otra persona.
c) Una cantidad y concentración suficiente de virus como para infectar.


Los fluidos de nuestro cuerpo que pueden tener cantidad y concentración suficiente de virus
como para infectar son:
• SANGRE (incluyendo la menstruación).
• SEMEN (incluyendo el líquido preseminal).
• SECRECIONES VAGINALES.
• LECHE MATERNA.


Si bien el virus está presente en todos los líquidos y fluidos de nuestro cuerpo (saliva, lágrimas,
sudor), no tienen la concentración suficiente como para transmitir la infección ya que en esos
fluidos naturalmente no existe cantidad suficiente de ciertas células que son las que el virus
invade y utiliza para vivir y replicarse, motivo por el cual estos fluidos no transmiten el virus.

La infección por VIH se produce a través de tres vías :


a) TRANSMISIÓN SEXUAL (durante el sexo anal, vaginal o bucogenital, comunmente llamado oral).
b) TRANSMISIÓN SANGUÍNEA (básicamente por el intercambio de agujas y/o jeringas y/o
canutos, entre usuarios de drogas o algún elemento cortante o punzante contaminado).5
c) TRANSMISIÓN VERTICAL (de la madre infectada al hijo durante el embarazo, el parto o la
lactancia).


Nadie contrae el VIH por lo que hace sino por cómo lo hace. Por ello, siempre decimos que
para prevenirse del VIH no es necesario renunciar a la libertad, ni al amor. Sí, es necesario poder
decidir responsablemente en el momento de elegir, entre actitudes o Conductas de Riesgo y
Conductas de Prevención.


Con actitudes seguras y responsables se evita, no sólo la transmisión del virus, sino la
reinfección (infectarse con nuevas cepas de virus) en personas que ya están infectadas.
Estar seguro frente al VIH/SIDA es una decisión personal ya que Cuidar-nos, Querer-nos y
Respetar-nos es la manera más eficaz de detener la epidemia!!

 

Las escalofriantes cifras del...)
LAS CIFRAS DEL SIDA
Los números pueden ser duros, pero muestran la realidad y deben servir para modificar el
futuro.
En Nueva York (2001) se reunieron representantes de todos los países del mundo en la sede de
las Naciones Unidas (ONU), ante la preocupante realidad de la epidemia del SIDA. Para demostrar
la importancia, basta decir que es la primera vez que la ONU hace una reunión especial para tratar
un tema de salud.
Más pobre porque a la desinformación se suman las dificultades económicas. Para mucha gente
que no sabe si podrá comer mañana, cuidarse del VIH dejó de ser algo prioritario.
Proporcionalmente cada vez hay más casos de SIDA en personas de bajos recursos con primaria
incompleta
Más joven porque la iniciación sexual es mas temprana y no llega acompañada de la
educación sexual necesaria.
Más mujer porque aún existen códigos sociales y tabúes que les hacen más difícil
cuidarse a pesar de estar más conscientes del riesgo.


Tampoco hay buenas noticias en el grupo de gays, travestis y otros hombres que hacen sexo
con hombres. Desde 1997 se ha incrementado su participación relativa en el total de casos, lo
que muestra que habiendo sido el grupo poblacional que primero sufrió el embate de la
epidemia, no ha tomado tanta conciencia de prevención como se suponía, evidenciando que
siguen teniendo una alta vulnerabilidad.


Las cifras positivas:

Hoy podemos disfrutar del avance de la ciencia en el tratamiento del VIH-SIDA, aunque sigue
siendo incurable. Hay menos muertos por SIDA, hay menos personas con el virus que llegan a
enfermar, y las probabilidades que un niño nazca infectado pueden reducirse hasta un 2 %, si la
madre se trata desde el principio del embarazo.


El futuro en números:
Un solo camino hará modificar los números: la prevención para evitar infectarse, el rápido
control de la mujer embarazada, una permanente política de sensibilización, prevención y
provisión de medicamentos del estado; la participación y compromiso de redes de las ONGs
como la FASS, luchando para que todos estos objetivos se cumplan.


Todo eso solo será efectivo si cada persona participa haciédose responsable de su
propio cuidado y del de los otros con responsabilidad y sin discriminar.


EN LA BÚSQUEDA DE UNA VACUNA CONTRA EL VIH/SIDA


La búsqueda de vacunas contra el SIDA comenzó en 1984 y los ensayos en humanos en 1987.
En aquel momento, todavía no se conocía la dimensión de la epidemia, pero algunos científicos
sospechaban que se expandiría de una manera impensada. Recordemos que la epidemia en sus
comienzos erróneamente se creía circunscripta a grupos poblacionales específicos como
drogadictos, hemofílicos y homosexuales.


La mayoría de los ensayos de vacunas se atrasaron mucho, dándosele prioridad a la búsqueda
de un medicamento salvador.


Los científicos que venían estudiando las enfermedades emergentes admiten que el SIDA los
tomó por sorpresa. Todavía consideran inexplicable que hasta 1980, África no sufriera
especialmente la epidemia y que de repente tuviera una expansión dramática. Hoy en día solo
Sud Africa cuenta con 25 millones de infectados.


Frente a esta evolución la vacuna sería la clave para frenar un avance incontrolable del SIDA,
pero aunque esto se lograra, nadie duda que el VIH ha llegado para quedarse y convivir con
nosotros por mucho tiempo.


Aclararemos que no existe un solo tipo de vacuna. Hay que hacer una primera distinción entre
vacuna terapéutica y preventiva. La primera es útil para personas que tienen una infección y la
segunda apunta a evitar que una persona pueda llegar a infectarse


Las vacunas que están en desarrollo tienen sus limitaciones, sirven para algunas cepas de virus
que están en Europa y América y la mayoría son terapéuticas, o sea, para personas que ya están
infectadas como complemento de los tratamientos.


La vacuna preventiva para ser efectiva tiene que aplicarse a toda la población en riesgo y para
ello debe ser económicamente accesible. Para lograr una vacuna contra el VIH/SIDA que cumpla
ambos requisitos, tenemos que pensar que deberán pasar muchos años todavía. Hasta el
momento, ninguna de las que se encuentran en estudio ha logrado ser 100% efectiva.


Mientras tanto, en el mundo solo hay un par de países que tienen su epidemia de VIH/SIDA más
o menos controlada, Holanda y Suecia lo han hecho pese a que no existe una vacuna, logrando
que la población incorporara la prevención a sus vidas, usando preservativo en todas las relaciones
sexuales y evitando compartir jeringas y agujas o canutos.


Hoy la Prevención es la única barrera segura contra el VIH/SIDA, ya que esta infección es
totalmente prevenible.

 

“Como evitar la transmisión...”
¿CÓMO PREVENIR LA TRANSMISIÓN DEL VIH/SIDA?


La prevención es la única manera de evitar la difusión del virus del SIDA.


Que la población no está bien informada lo demuestran los infundados miedos que a diario se
manifiestan a nuestro alrededor. Este desconocimiento constituye el pilar sobre el que se ha venido
consolidando el avance del SIDA.


El SIDA es hoy una realidad que requiere prevención y tratamiento desde una perspectiva social
de lo que está ocurriendo y no de lo que quisiéramos que ocurriera.


El mecanismo básico de transmisión del VIH es interpersonal, es decir, de una persona que tiene
el virus a otra. Las medidas preventivas buscan cortar la cadena de difusión del virus. El
diagnóstico precoz es útil, el saber que se convive con el VIH ayuda a iniciar prontamente un
tratamiento y adoptar cuidados para con uno mismo y con los demás.


Ya hablamos de las tres únicas vías por las que el VIH se transmite de una persona a otra. Es
exclusívamente en relación a estas vías que debemos adoptar conductas de prevención :


 Para prevenir la transmisión por vía sexual: usar preservativos en todas las
relaciones sexuales.


El preservativo, utilizado correctamente en cada relación sexual en la que exista penetración
vaginal, anal u oral, es la única medida preventiva realmente eficaz. Correctamente utilizado
quiere decir abrirlo con cuidado de no dañarlo con los dientes o las uñas, colocarlo sobre el pene
erecto y desenrrollarlo hasta la base del pene evitando que quede aire en la punta, utilizar
lubricante a base de agua si la mujer no tiene buena lubricación natural en su vagina, o siempre en
el caso de penetración anal.


Está científicamente comprobado que el VIH no puede atravesar las paredes de látex del
preservativo, ya que como dijimos el virus solo puede vivir dentro de determinadas células del
cuerpo humano, y dichas células son lo suficientemente grandes como para atravesar el látex.


También se ha comprobado que los productos con base grasa como la vaselina, aceites, o
ciertas cremas cosméticas, pueden dañar las propiedades de barrera del látex, por eso, si se
utilizan lubricantes para aumentar el disfrute en la relación sexual y disminuir el riesgo de rotura,
éste debe ser de base acuosa. Pueden adquirirse en las farmacias, que se promocionan como
cremas o geles íntimos. Llegado el caso, la saliva también es un buen lubricante a falta de otro,
pero hay que tener presente que puede ser vía de transmisión de otras infecciones.


Cada preservativo es testeado por el fabricante para comprobar su integridad. Si se lo conserva
en lugar fresco y seco, se lo abre y coloca correctamente, prácticamente no existe riesgo de que se
rompa. Por eso, es de suma importancia leer siempre la información contenida en el envase, las
instrucciones en el interior que indican la forma correcta de usarlo, así como controlar la fecha de
vencimiento del preservativo.


 Para prevenir la transmisión transmisión sanguínea: no compartir agujas y jeringas o
canutos ni otros elementos cortantes o punzantes.


Las personas que se inyectan drogas deben utilizar siempre jeringas y agujas
descartables y evitar compartirlas, al igual que el canuto.


Los programas de entrega gratuita de jeringas no constituyen una solución definitiva al
problema, pero han demostrado ser un medio efectivo de reducción del daño al verificarse la
disminución de infecciones por VIH/SIDA, entre los usuarios de drogas inyectables.


 La transmisión vertical ( de madre a hijo) se puede prevenir.


Con la realización del análisis para VIH a la embarazada, el tratamiento antirretroviral precoz,
el control prenatal, el cuidado en el momento del parto y la inhibición de la lactancia materna, la
probabilidad de transmisión del virus de madre a hijo, disminuye significativamente a solo un 2 %
de trasnsmision .Es decir uno de cada 50 partos.


“La Transmisión sexual...”
TRANSMISION SEXUAL DEL VIH/SIDA


Las cifras epidemiológicas revelan que la transmisión sexual es la vía por la que se ha
producido el porcentaje más alto de infecciones por VIH/SIDA.
El VIH puede transmitirse a través de las relaciones sexuales sin preservativo y con
penetración (vaginal, anal u oral) ya sean practicadas con personas del mismo sexo o del sexo
opuesto.


Cuando hay infección por VIH, el virus se encuentra presente: en el Semen (incluyendo el
líquido Pre-seminal, que es la secreción que se produce durante la erección y antes de la
eyaculación), en la Sangre (incluyendo la sangre de la menstruación) y en las Secreciones
Vaginales
.


Para que haya transmisión, el virus debe ingresar al torrente sanguíneo de la otra persona.
Debemos tener en cuenta que en toda relación sexual siempre hay movimiento y fricción
produciéndose lesiones microscópicas (no visibles al ojo humano) en las mucosas de la boca,
pene, vagina, y/o ano a través de las cuales el virus puede ingresar al cuerpo. La mucosa es un
tipo especial de piel que recubre por ejemplo el interior de la boca, la vagina, el ano, el recto y la
cabeza del pene (glande).


Las relaciones sexuales vaginales o anales con penetración y sin protección (sin
preservativo) con una persona infectada, son las vías más eficaces de transmisión (tanto para
hombres como para mujeres), ya que el riesgo de transmisión aumenta en todas aquellas
prácticas que favorecen los traumatismos de las mucosas genitales o anales. Las relaciones
anales son las de mayor riesgo debido a que la mucosa rectal es sumamente frágil, presentando
a menudo pequeñas fisuras e inflamaciones, especialmente debido a que las paredes del recto no
tienen la misma elasticidad que las de la vagina.


El sexo bucogenital, comúnmente llamado sexo oral, en principio es considerado de bajo
riesgo de transmisión. El riesgo aumenta ante la presencia de heridas en la boca y/o garganta, ya
que las mismas pueden constituir una puerta de entrada para el VIH. Para evitar el riesgo de
infección es recomendable utilizar preservativos en el caso del pene y/o barreras de látex para la
vagina como protección.


La presencia de enfermedades de transmisión sexual (ETS) que producen lesiones genitales
(herpes, ulceración genital, gonorrea, sífilis, clamidia, entre otras), aumenta en gran medida el
riesgo de infectarse con VIH. Ahondaremos el tema más adelante.


Es importante tener en cuenta que la transmisión del hombre a la mujer es más eficaz que a la
inversa, en la medida en que la mujer por cuestiones culturales es mas vulnerable (también
ahondaremos sobre el tema mas adelante) y su conformación anatómica facilita el trabajo del
virus. De hecho la vagina tine mucha mayor superficie que la cabeza del pene. Si hablamos de
penetración anal aquí ya no existen diferencias anatómicas entre hombre y mujer, siendo como ya
dijimos la vía sexual de transmisióin más riesgosa.


El beso sobre la piel no presenta ningún riesgo y los besos boca a boca no se consideran una
práctica de riesgo, puesto que la concentración y cantidad de VIH en la saliva, no es suficiente
para transmitir el virus.


Estadísticamente el riesgo de infección aumenta con el número de relaciones sexuales
no protegidas, pero una sola relación sexual sin protección puede ser suficiente para
infectarnos.


Las formas de evitar los riesgos deben ser discutidas y acordadas en pareja. Para ello, es
necesaria una adecuada comunicación y comprensión entre ambos. Para mantener relaciones
sexuales seguras, la medida más sencilla y eficaz de protección es el preservativo. Solicitar a tu
pareja el uso del preservativo es un acto de responsabilidad y no de desconfianza.


LAS ENFERMEDADES DE TRANSMISION SEXUAL, UNA PUERTA ABIERTA PARA EL
VIH/SIDA.


Las Enfermedades de Transmisión Sexual (ETS) han existido siempre, en la Biblia encontramos
normas de prevención y personajes que sufrieron las consecuencias de estas enfermedades.
La sífilis aparece en forma tan devastadora en Europa que se la comparó con la peste y la
lepra, de hecho, una de las formas de presentarse era similar a esta.


Era una enfermedad vergonzante que conducía la aislamiento de la persona o al ocultamiento de
la enfermedad. Recién a fines del siglo XIX se empezó a identificar los “microbios“ que la
producían.


La gente moría por sífilis o por la medicación que se les daba para curarla.
La aparición de la penicilina en el siglo XX trajo el remedio que todos esperaban. Finalmente se
podían curar las ETS, y la gente que usaba preservativos ( gruesos y poco sensibles, no como los
de ahora) dejo de usarlos hasta para prevenir el embarazo, dado que aparecieron las pastillas
anticonceptivas.


Este descuido produjo a fines de los años 70 y comienzos de los 80 la aparición y difusión de
nuevas enfermedades como el papiloma (HPV), el herpes genital, las hepatitis b y c y finalmente el
VIH, virus causante del SIDA.


Hoy sabemos que quien tiene una ETS y a su vez es portador del VIH/SIDA, tiene mucha más
facilidad para transmitir el virus del sida, porque tiene mucha mayor cantidad de glóbulos blancos,
la defensa del sistema inmunitario contra las infecciones, y justamente un tipo de glóbuilo blanco es
el elegido por el VIH para invadirlo y multiplicarse en su interior, osea que también tendrá mayor
cantidad de VIH en sus fluidos corporales.


A su vez, una persona no infectada con VIH pero sí con otra ETS, está mucho mas expuesta a
contraer el VIH/SIDA, ya que, si en sus genitales hay una lastimadura, hay sangre más cerca de la
superficie; (esa es una de las vías de mayor importancia de transmisión del virus), o si hay una
zona inflamada, es más fácil que se lastime durante el contacto, abriendo así al VIH puertas de
ingreso al organismo., y a la vez hay mayor cantidad de células (glóbulos blancos) a ser infectadas
por el VIH. Estadísticamente es 10 veces más fácil infectarse con VIH si se tiene una ETS.


En todo el mundo se recomienda como una medida de prevención fundamental, concurrir urgente
al médico ante cualquier síntoma o anormalidad en los órganos genitales como: lastimaduras,
ganglios inflamados, flujo vaginal, secreción de pus, manchas en la ropa interior,mal olor etc.
Muchos creen que las ETS han desaparecido y que todas tienen una cura, pero la realidad es
que hoy en el mundo hay 330 millones de casos nuevos por año de ETS curables (sífilis,
gonococia, chlamydia, trichomonas, cándidas) y casi 100 millones de incurables (casi todas las
virales como el Herpes, el HPV, la hepatitis b y c, que aunque no tienen cura definitiva si tienen
tratamiento. El propio VIH, causante del SIDA aún no tiene cura ya que no desaparece del cuerpo,
pero un adecuado tratamiento prolonga y mejora por la calidad de vida de las personas que viven
con este virus.


Hoy hay más de 30 enfermedades que se transmiten por vía sexual. Nosotros incluimos al
VIH/SIDA porque aunque existen otras vías de transmisión, la sexual es la forma más frecuente de
adquirirlo y toda la población sexualmente activa esta expuesta.


La gente cree que las ETS no matan y eso tampoco es cierto. El 40 % de los chicos de madre
con sífilis no tratada van a morir durante el embarazo o a nacer muertos. Otras enfermedades
producen esterilidad (gonococia, chlamydia ), cáncer (papiloma virus) , ceguera (gonococia), o
complicaciones que pueden ser mortales para el niño al nacer (herpes).


Solo la hepatitis b hoy tiene una vacuna inmunizante, y tanta es la importancia que le ha dado la
Salud Pública, que fue incorporada en el calendario de vacunación del recien nacido y se
recomienda a todos los adolescentes y las personas sexualmente activas.


Para el resto de las ETS no existe más que una única, repetida y vieja formula de prevención, el
uso sistemático del preservativo.


La sífilis congénita todavía es un problema y es vergonzante que así sea, porque solo hace falta
que la mujer embarazada se controle y trate (costo menor a 10 $ con medicamento y todo) para
que el hijo nazca siempre sano. En los hospitales públicos de la provincia de Buenos Aires, el 11 %
de las mujeres no se controla nunca durante todo el embarazo y solo van a la maternidad al
momento del parto.


Ninguna de todas las lecciones de la sífilis y de la gonococia fueron aprovechadas por el
hombre y hoy vemos con temor como la gente comienza a descuidarse porque equivocadamente
cree que ya el SIDA tiene cura.
LA VIDA SEXUAL PUEDE SER SEGURA, SOLO SE NECESITA RESPONSABILIDAD.


El sexo puede ser muy satisfactorio y seguro, tomando ciertas precauciones, y es seguro porque
disminuimos enormemente las posibilidades de contraer una enfermedad de transmisión sexual. La
más amenazante hoy es el VIH/SIDA.


A continuación explicaremos tras reglas básicas a tener en cuenta, especialmente para la
prevención del VIH:
La primera: ADOPTAR PRÁCTICAS SIN RIESGO.
La segunda: USAR PRESERVATIVOS en todas las relaciones sexuales.
La tercera: si hay infección, ROMPER El CICLO DE PROPAGACIÓN.


Adoptar prácticas sin riesgo:
Las prácticas sin riesgo impiden que se propague la infección. En la vida a veces surge la
oportunidad de tener sexo, y uno piensa equivocadamente "Es muy difícil que esta persona este
enferma", o se piensa que, como se conoce algo de la vida de la otra persona, ya se sabe que es
saludable.


En estos casos ES MUY IMPORTANTE NO DEJARSE GUIAR POR LAS APARIENCIAS. Las
personas pueden tener un aspecto muy saludable, y sin embargo estar infectadas. La infección por
VIH no presenta signos durante mucho tiempo.


Pero también hay otros factores: el entusiasmo, la novedad, la sorpresa de una oportunidad, una
fiesta, el alcohol, la alegría... En todas estas circunstancias uno tiende a ver a la otra persona de un
modo irreal. Por lo tanto, para mejorar las normas de protección hay que agregar una norma más:
GUARDAR CONTROL DE LAS PROPIAS REACCIONES.


¿Cómo hacer esto? El entusiasmo es una fuerza muy difícl de resistir. Pero si alguien bebió
demasiado, y se da cuenta de que está bajo la influencia del alcohol, lo que debe hacer no es evitar
el contacto sexual, que probablemente se dé, pero DEBE EVITAR EL RIESGO. Si uno tiene un
vaso de vino de más, no alcanza con pensar en usar el preservativo, ya que lo más probable es
que lo usemos mal. HAY QUE ADAPTAR LA RELACIÓN A LA SITUACIÓN. Cuando uno esté
sobrio, tranquilo y descansado, puede hacer todo lo que quiera; pero si la situación es distinta, hay
que HACER AQUELLO QUE NO SEA RIESGOSO...


Lo único realmente riesgoso es la penetración o tener una eyaculación en la boca. Hay muchas
prácticas sexuales que pueden hacerse sin penetración y sin eyaculación en la boca. El coito se
dejará para un momento de mayor control cuando se puedan extremar las medidas de
prevención. Esto es ADAPTAR LA RELACIÓN A LA SITUACIÓN.


TENER POCAS PAREJAS SEXUALES no es una norma moral, es una norma de salud, pero no
todas las personas están en condiciones de cumplirla. Implica dejar de lado las aventuras11
imprevistas o el sexo ocasional que no da tiempo para hablar y conocer realmente a la otra
persona.


Usar preservativos:


El uso del preservativo es imprescindible en toda relación sexual.


Si conocimos a alguien, tuvimos sexo protegido y nos seguimos viendo, seguramente en algún
momento tendremos la tentación de no usar preservativos. Nos autoconvenceremos de que no es
necesario, de que en realidad es un exceso de precaución, y todo será porque la otra persona nos
agrada y no deseamos que el preservativo sea una barrera que "enfríe" las cosas.
Debemos tener en cuenta que el AMOR, la CONFIANZA, el DESEO, no son garantía de
protección, para que la pareja tenga la absoluta certeza de ser NO REACTIVO (término técnico con
que se denomina a las personas que no tiene VIH).


Esta recomendación es válida para todos, pero es particularmente necesaria para la gente
joven, que se suele dejar llevar por el entusiasmo con más facilidad que los mayores, y les resulta
muy fácil creer por ejemplo, que se está en pareja a la semana de conocer a alguien.


En parejas consolidadas ambos miembros pueden decidir de común acuerdo dejar de usar el
preservativo, por ejemplo en un pareja heterosexual para buscar un embarazo. En ese caso
previamente ambos deben realizarse el análisis. Si ambos dieron negativo se deben repetir a los 90
días, dentro de esos 90 días no adoptar prácticas de riesgo, (sexo sin protección, o compartir
jeringas o elementos cortantes dentro ni fuera de la pareja), si el resultado es nuevamente
negativo, es allí cuando la pareja puede plantearse dejar de usarlos.


La decisión la debe tomar cada uno de los miembros de la pareja con absoluta libertad a partir
de la confianza en si mismo y en el otro, ya que será crucial de allí en mas la fidelidad de ambos y
en su defecto el pacto explícito de que en caso de tener relaciones fuera de la pareja ambos
extremarán las medidas de prevención.


El pacto debe ser explícito ya que si hubiera algún accidente o claudicación habrá que poder
hablarlo para volver a utilizar preservativo los siguientes 90 días hasta volver a realizar los análisis
para verificar que no hubo infección.


Rercordamos que la necesidad de repetir los análisis luego de 90 días radica en que el virus
puede ingresar al organismo y no dar señales físicas, ni ser detectado en los análisis, esto se
llama período de VENTANA, hasta que el organismo produce los anticuerpos que son los que
detecta el análisis. El riesgo es que desde el momento en que el virus ingresa al organismo de una
persona esta lo puede transmitir a otra, por vía sexual, sanguínea o vertical.


Romper el ciclo de propagación:


La prevención es la única manera de romper el ciclo de propagación. TENER RELACIONES
SEXUALES PROTEGIDAS es el único camino que en la actualidad impide la transmisión sexual
del VIH.
Debemos usar preservativo en todas las relaciones sexuales, ocasionales o no.


Si ambos miembros de una pareja están infectados, deben usar preservativo siempre para evitar
la reinfección y sobreinfección, y mantener el virus sin que pueda pasar al cuerpo de nadie más.

A modo de conclusión
Para romper el ciclo de propagación por vía sexual de esta epidemia hay que evitar que el virus
que llegó a un cuerpo pase a otro; y el único modo de hacerlo es evitar las prácticas de riesgo o12
interponer un preservativo cada vez que exista una penetración.


Tener certeza de que una persona no convive con el VIH y que seguirá así implica un
conocimiento y confianza mútuos difícil de construir y que requiere mucho tiempo, por eso,
abandonar el uso del preservativo debería ser la excepción.


Todos podemos ser agentes preventivos, aprendiendo y enseñando conocimientos sobre el
VIH-SIDA, y sobre todo manteniendo nuestras conductas de cuidado para los demás y con
nosotros mismos.


“La importancia del análisis...”
LA IMPORTANCIA DEL ANÁLISIS DEL VIH/SIDA

Realizar un test de detección del VIH (Virus de Inmunodeficiencia Humana), es la única manera
de saber con seguridad si una persona está o no infectada con el virus causante del SIDA.
El SIDA es una infección que no tiene cura todavía, pero sí tratamiento. Si bien es muy
exigente, seguido a rigurosamente, le permite a la persona llevar una vida plena y productiva.
Sabemos que una vez que el virus ingresó al organismo, si no se lo detecta para iniciar un
tratamiento, el sistema inmunitario comenzará lentamente a debilitarse hasta llegar un punto en el
que comenzarán a aparecer una o varias enfermedades, muchas de las cuales pueden provocar la
muerte.


También sabemos que desde que el virus ingresa en el organismo, esa persona, aunque se vea
muy saludable, está en condiciones de transmitirlo a otras.


Existen dos razones por las cuales es importante hacernos un análisis de VIH/SIDA: por
nosotros mismos, ya que sabiendo si estamos infectados podemos iniciar el tratamiento de la
enfermedad, y por los demás. Sabiéndolo seremos más cuidadosos de implementar todas las
medidas de prevención para seguir disfrutando de la vida, evitando transmitir el virus a otras
personas.


Hacernos un análisis de VIH/SIDA también es importante porque puede confirmarnos que NO
estamos infectados. Es común que la gente pase meses o años conla duda de estar infectada por
haber tenido una conducta de riesgo, como tener relaciones sexuales sin preservativo. Hacerse un
análisis es la única manera de sacarse esa duda.


Finalmente, decidir hacernos un análisis para el VIH/SIDA es importante, porque cuando
recurrimos al médico para que nos lo recete tenemos la oportunidad de obtener mayor información
sobre la infección, su prevención y cómo adaptarla a nuestras conductas y prácticas habituales.

 

Quién debería hacerse el test:
El VIH/SIDA preferimos decir que es una enfermedad transmisible y no contagiosa como la gripe
o el sarampión, ya que no es suficiente el contacto casual, no se trasmite por tocar o estar al lado
de una persona infectada. Para que se produzca la infección se necesita que ciertos fluidos
(sangre, semen, líquido preseminal, fluidos vaginales) de una persona infectada, ingresen al
torrente sanguíneo de una persona sana.


Para tomar la decisión sobre hacerse o no un análisis para VIH/SIDA es necesario valorar el
riesgo al que uno ha estado expuesto.


Si contesta afirmativamente alguna de estas preguntas es recomendable consultar al médico
para juntos evaluar la necesidad de realizarse el análisis:


 ¿Tuve relaciones sexuales con la misma o distintas personas sin usar preservativo, tanto
para el sexo buicogenital (oral) como en penetración vaginal o anal?


 ¿Tuve algún episodio de rotura del preservativo o un accidente con el preservativo durante
una relación sexual con penetración?


 ¿Recibí transfusiones de sangre?


 ¿Tuve o tengo alguna enfermedad de transmisión sexual (ETS) como sífilis,
gonorrea, herpes genital, condiloma, hepatitis B o C etc. ?


 ¿Usé drogas inyectables compartiendo agujas y/o jeringas con otras
personas ?


 ¿Sufrí algún accidente en que una herida mia haya estado en contacto con sangre de otra
persona?


 ¿Estoy embarazada o planeo tener un hijo?


En este último caso la importancia no es solo por tranquilidad de la mujer sino fundamentalmente
para prevenir con el tratamiento adecuado, en caso de estar infectada, la transmisión del VIH al
niño.


Respecto de las tranfusiones de sangre, en la actualidad los controles que se realizan a la
sangre del donante reducen enormemente el riesgo, pero existiendo el periodo de ventana, hay un
mínimo riesgo de infección.


En que consiste un análisis de VIH/SIDA
Busca determinar si una persona está infectada. Pero no existe una única manera de realizarlo.
Hay métodos directos que detectan al virus en sí mismo o alguno de sus componentes, y métodos
indirectos que detectan la presencia de anticuerpos producidos por nuestro sistema inmunitario
contra este virus. Si efectivamente hay anticuerpos es porque también hay VIH, salvo el caso de
los recién nacidos que en los primeros días pueden conservar anticuerpos no propios sino de su
madre.


Usualmente para dar un resultado defiitivo se utilizan dos metodos: uno de tamizaje, técnica
denominada “Elisa”, y el Western Blot como análisis confirmatorio solo cuando el “Elisa” da
positivo por segunda vez.


El período de ventana
Es el tiempo que transcurre desde que la persona se infectó hasta el momento en que pueda
ser detectado por algun método de diagnóstico (en el caso del ELISA cuando se pueden detectar
los anticuerpos contra el VIH)


Si estamos infectados, pero hacemos el test en este período, el resultado será negativo ya que
no habrá anticuerpos que puedan detectarse.
En el caso del VIH/SIDA el período de ventana es como máximo de tres (3) meses con las
técnicas de detección usuales.


Si bien actualmente hay reactivos muy sensibles que permiten el diagnóstico transcurridas solo
4 semanas desde que se produjo la infección, para mayor tranquilidad conviene esperar hasta 3
meses de la situación en que corrimos el riesgo de infección.


Cómo hago para realizar el análisis:
La legislación nacional en materia de SIDA garantiza la gratuidad del estudio en los hospitales
públicos para cualquier persona, y en las obras sociales y las prepagas para sus afiliados.
El estudio lo debe recetar un médico.


La ley garantiza también que nadie puede ser obligado a realizarse el análisis, debe haber un
“consentimiento informado”, es decir, que el médico no debe solo recetar el test sino aprovechar
la oportunidad para hablar con el paciente sobre el VIH/SIDA, su prevención, y las consecuencias
de un resultado positivo, y luego solicitar el consentimiento explícito del paciente.


¿Qué resultados puede dar un análisis de VIH?


Resultado “negativo”, (-) o “no reactivo”
Significa que no había anticuerpos contra el VIH, lo que indica que la persona no está
infectada.


Si se tuvo en cuenta el período ventana, y no se ha vuelto a estar expuesto en situaciones de
riesgo, el resultado negativo o no reactivo es totalmente seguro.


Recuerde que el test, no es una vacuna que inmunice contra el VIH a futuro. Es fundamental
que de allí en mas se adopten todas las medias de prevención.


Resultado “positivo” (+) o “reactivo”
Significa que se encontraron anticuerpos contra el VIH en el suero indicando que la persona
esta infectada.


¿Es seguro este resultado? Las normas obligan en todos los casos a realizar un análisis
confirmatorio.Si ambos diesen positivo el resultado final es positivo con seguridad.
Un resultado positivo no alcanza para determinar cual es el avance de la enfermedad, solo indica
que la persona tiene el virus en su cuerpo. Por eso, se realiza inmediatamente la derivación del
paciente a un médico infectólogo, que indicará los estudios complementarios para determinar
fundamentalmente, si es necesario o no iniciar una terapia con medicamentos.


Entrega del resultado:
Por ley es obligatorio que el resultado lo entregue un profesional capacitado, para contener a la
persona e informarla de los pasos a seguir si el resultado es positivo, e indicarle todas las medidas
de prevención tanto si el resultado es positivo, como si es negativo.



“Vulnerabilidad femenina…”
VULNERABILIDAD FEMENINA FRENTE AL SIDA


En la actualidad, las características epidemiológicas de la infección por VIH en la Argentina,
permiten definir la epidemia como predominantemente urbana, con marginación, pauperización (la
mayor parte de los nuevos casos se da en la población de menores recursos) y con marcado
aumento en la velocidad, de la transmisión heterosexual. La única excepción a las características
de marginación y pauperización se da entre los hombres que tienen sexo con hombres, tema que
profundizamos mas adelante.


Cuando hablamos de vulnerabilidad frente al VIH/SIDA, nos referimos a la mayor posibilidad de
infectarse debido a alguna característica anatómica, social o cultural propia de determinado sexo,
grupo o sub grupo poblacional.


Decimos entonces, que en general las mujeres que tienen sexo con varones son más
vulnerables al SIDA que los varones, porque tienen mayor posibilidad de infectarse con el virus del
VIH.


Se habla de una “FEMINIZACIÓN” de la epidemia, dado que en los últimos años los casos de
SIDA en mujeres crece a mayor velocidad que en los hombres, esto se explica por su mayor
vulnerabilidad.


Finalizando la década del 80, la proporción era de 14 infectados varones por cada mujer, hoy en
cambio hay un varón por cada mujer.


En la cultura en la que estamos inmersos, el SIDA repercute diferenciadamente según se sea
varón o mujer. Esto tiene explicaciones biológicas y sociales.


a- BIOLÓGICAS por la conformación anatómica de sus genitales
b- SOCIALES por el poder que ejerce lo masculino sobre lo femenino, en una sociedad
predominantemente patriarcal.


a- En una relación sexual vaginal, la vagina recibe el semen (uno de los fluidos que tiene mayor
cantidad de virus en las personas infectadas). Dada la forma de la vagina, permanece un
tiempo prolongado en la misma. En las mujeres adolescentes y menopáusicas las paredes
vaginales se afinan y pierden sus mecanismos de protección. Por ello, ellas corren más riesgo
de infectarse. Por otro lado, en toda relación sexual se producen pequeñas lesiones no visibles
que facilitan la entrada del virus. Si la mujer mantiene relaciones durante la menstruación
existen lesiones fisiológicas. Ante la presencia de una ETS ( Enfermedad de Transmisión
Sexual ) aumenta de tres a cuatro veces la posibilidad de infectarse. Es conveniente tener en
cuenta que la sexualidad no es lo que enferma, sino los contactos genitales sin protección.
En las relaciones sexuales anales, la penetración del pene en el ano produce erosiones
sangrantes, que aumentan el riesgo de transmisión del virus. En el caso de las relaciones
sexuales bucogenitales (orales), también la mujer corre más riesgos, porque el semen
infectado tiene mayor presencia de virus que las secreciones vaginales.


b- A pesar de lo mucho que se habla de la “Liberación Femenina”, para muchas mujeres es muy
difícil aún hoy protegerse de la infección por VIH.
Todavía las mujeres se encuentran sometidas a una cultura que privilegia las decisiones del
varón, como único capaz de decidir cómo y cuándo tener relaciones sexuales. El mayor
obstáculo para que las mujeres negocien relaciones sexuales seguras (uso correcto del
preservativo en todas las relaciones sexuales) es la expectativa social que indica, que respetar
al hombre es delegar en él la responsabilidad, control e incluso las estrategias preventivas. Es
así como las mujeres se sitúan en un lugar de desventaja, que les impide tomar decisiones por
sí mismas, que hacen al cuidado de su salud.


Entendemos quienes estamos trabajando en prevención del VIH-SIDA, que revisar las creencias
que rodean la sexualidad es un camino adecuado para superar los vínculos de subordinación, o
sea, asumir el control sobre la sexualidad y un protagonismo que posibilite relaciones sexuales
saludables.


Abordar cuestiones relativas a la sexualidad en pareja, favorece la posibilidad de llegar a
acuerdos consensuados que resulten eficaces para prevenir el VIH SIDA.


LOS HIJOS EN TIEMPO DEL SIDA


¿Qué es la transmisión vertical?

Es la transmisión del VIH/SIDA de la madre infectada a su hijo, y puede producirse durante el
embarazo, en el parto, o por la lactancia.


¿Qué se garantiza para su prevención?
La Norma garantiza, desde la primer consulta prenatal, el derecho al asesoramiento, en un
contexto de privacidad, analizando con la paciente las conductas de riesgo de infección por VIH y
otras enfermedades de transmisión sexual (ETS) y su modo de prevención.
El médico solicitará el consentimiento para la prueba de detección del VIH/SIDA, previa
explicación de las implicancias del resultado positivo o negativo. Al momento de la entrega del
resultado, se garantizará el apoyo psicológico.


En caso que la mujer tenga un resultado positivo, se garantiza el tratamiento preventivo durante
el periodo perinatal. La ley nacional de Sida garantiza el tratamiento para la madre de allí en mas.


Prevención de la transmisión vertical

Si no se tomaron medidas de prevención, una de cada cuatro madres con VIH/SIDA transmitirá a
su hijo el virus en el período perinatal, es decir, hay un riesgo estadístico del 25%.A su vez, estos
niños estarán en riesgo de contraer otras infecciones de la madre, como la toxoplasmosis, hepatitis
B, sífilis, citomegalovirus, tuberculosis y chagas.


En cambio, si la madre sabe que es PVVS (Persona viviendo con VIH-SIDA) y toma todas las
medidas de prevención, la probabilidad de que el niño nazca con VIH/SIDA se logra reducir, del
25% a sólo un 2%.


La madre con VIH/SIDA deberá confiar su embarazo a profesionales de la salud, concurrir a los
controles fijados, tomar la medicación indicada durante el embarazo y evitar la reinfección.
Una vez que el niño nazca se le administrará preventivamente medicación contra el VIH/SIDA y
otras enfermedades oportunistas. Transcurridos 18 meses, se podrá determinar definitivamente si
no ha sido infectado.

La madre deberá abstenerse de amamantar.


Otras problemáticas que afectan a los niños:
El virus del SIDA no es el único problema para los hijos: la orfandad, tanto de los niños que
nacieron sanos como de aquellos con VIH/SIDA, puede convertirse en un problema de magnitud16
cuando no hay otra familia que se haga cargo. También es traumática la separación prolongada por
la internación del niño o de sus padres.


Hay un llamado dramático de la Organización de las Naciones Unidas. A la fecha, se calcula que
13 millones de niños en el mundo, han quedado huérfanos. La proyección para el 2010 es de 30
millones.
La magnitud de las cifras nos obliga a pensar seriamente, qué vamos a hacer con esta realidad.

 

¿Qué podemos hacer?
Las sociedades todas deben gestar acciones concretas de educación en prevención, dedicar
más recursos a salud pública, desarrollar programas de planificación familiar y generar conciencia
de paternidad responsable. Sin duda, la educación sexual dentro de la educación formal, será la
clave para frenar el avance de la epidemia.


Los futuros padres pueden cuidar a sus hijos cuidándose a si mismos, ya que al infectarse
de VIH/SIDA no solo están poniendo en riesgo sus propias vidas. Si son portadores del virus, y lo
saben, podrán prevenir la transmisión vertical haciendo valer los derechos de información y
asistencia, que la legislación Argentina garantiza como calidad de la atención médica, para todos
los ciudadanos.


Prevención del VIH/SIDA en Hombres que tienen Sexo con Hombres. Asignatura pendiente.


Al principio de la década del ochenta se conoció a la epidemia de VIH/SIDA como “la peste
rosa” por las lesiones rosa violáceas que producía el "sarcoma de Kaposi" (un tipo de cáncer de
piel), enfermedad que avanza gracias a la destrucción del sistema inmunitario, que presentan los
pacientes con SIDA. Pronto la expresión burlona, también se empezó a utilizar para referirse al
SIDA como enfermedad exclusiva de homosexuales, ya que el color rosa se considera femenino, y
muchos de los hombres afeminados son homosexuales.


De hecho, el primer nombre que los científicos dieron al VIH/SIDA fue “Deficiencia Inmunitaria
Relacionada con los Gays”. Poco tiempo después se supo que esto era falso, y que el VIH podía
transmitirse por contacto sexual tanto de varón a varón, como de varón a mujer y viceversa. Sin
embargo, la epidemia siguió cobrando proporcionalmente más víctimas entre la población que hoy
se conoce como “gay”, “homosexual” y “bisexual”. Por alguna razón eran más vulnerables al virus.
Los casos se producían entre hombres casados, solteros, masculinos, afeminados, travestis, por lo
que no era la identidad sexual sino sus prácticas, lo que los hacía vulnerables al VIH. Para abarcar
a todos se adoptó la expresión “hombres que hacen sexo con hombres”, como categoría
epidemiológica que describe mejor a este grupo poblacional, dejándose de usar la expresión
"transmisión homo-bisexual" que está mas ligada al concepto de identidad sexual. De hecho, entre
las mujeres homosexuales que no tienen sexo con varones, hasta el día de hoy prácticamente no
existen casos de infección.


La expresión “hombres que hacen sexo con hombres", cuya sigla es HSH, incluye a varones
homosexuales, bisexuales, travestis o simplemente curiosos o aventureros que han tenido
relaciones sexuales con otro hombre, aunque haya sido sólo una vez en la vida. Es una parte
considerable de la población, se la estima en 1.700.000 varones, y se distribuye entre todas las
clases sociales, todas las provincias y ciudades de nuestro país, todas las razas, religiones, y todo
tipo de familias.


El grupo HSH está compuesto por personas que en su mayoría se ven forzadas a esconder su
condición u orientación sexual, ya que son muy estigmatizadas y despreciadas por la población
general.


La “condena social” de la homosexualidad no favorece que existan relaciones afectivas
duraderas ni estabilidad emocional. Por ello, una parte de los hombres que hacen sexo con
hombres tienen relaciones sexuales frecuentes con diferentes parejas, en condiciones furtivas y
con prácticas sexuales capaces de transmitir el VIH. En esas condiciones, las posibilidades de
infección son mucho mayores que en condiciones normales. Estudios realizados en el Brasil
estiman que un hombre que tiene sexo con hombres, tiene 11 veces mayor posibilidad de
infectarse, que un varón exclusivamente heterosexual.


Esta complejidad hace difícil encarar la prevención, porque cuando se dice “prevenir la epidemia
de VIH en homosexuales”, generalmente se piensa en un tipo determinado de personas. Por un
lado, se piensa en los clientes y habitués de los bares, centros de reunión y discotecas, por otro

lado se piensa en las travestistrabajadoras sexuales. A los dos grupos hay que informarlos y educarlos,

hay que alertarlos del peligro del VIH, y convencerlos de que usen preservativo en sus contactos sexuales.

Pero hay otros grupos en los que no se piensa como “homosexuales”, como los clientes de los
travestis. Tampoco se piensa en los hombres casados que tienen una aventura con alguien de su
propio sexo, o en los adolescentes.


Cada uno de estos grupos (mejor dicho, subgrupos) necesita que se le informe de la epidemia y
se haga prevención, y el modo de hacerlo es muy distinto. ¿Cómo se le dice a un hombre casado,
del que nadie sospecha, que cuando busque un contacto sexual ocasional debe usar preservativo?
A un travesti se le puede regalar preservativos y darle folletos en la calle; a los gays se los puede
encontrar en las discotecas y lugares de reunión. Se puede intentar convencer a las autoridades,
de que es necesario distribuir material informativo y preservativos en las cárceles, donde existe
homosexualidad situacional.


Pero al resto de los hombres que hacen sexo con hombres, que no tienen un lugar de reunión
especial, hay que informarlos mediante los medios de comunicación. Hay que usar las radios, la
televisión y los diarios. Hay que usar un lenguaje muy claro pero cuidadoso, porque no son
solamente ellos quienes van a leer lo que se escriba, ver el programa de televisión o escuchar la
columna radial. También estarán escuchando, viendo o leyendo heterosexuales que nunca han
tenido experiencia sexual con personas del mismo sexo, los adolescentes y los niños, muchos de
los cuales suelen no tener educación sexual previa.


Es crucial que se tome conciencia de la importancia de trabajar en prevención con esta
población para detener la expansión de la epidemia . Al negarnos a hablar del tema,
sólo estamos aumentando la vulnerabilidad de estas personas, y ayudando a que se infecten,
poniendo en mayor riesgo a toda la comunidad, ya que muchos de estos hombres también tienen
relaciones sexuales con mujeres.


Como regla general las costumbres sexuales que facilitan la transmisión del virus deben ser
evitadas.


En relación a los hombres que hacen sexo con hombres, contribuiría mucho que la sociedad
comprendiera que la sexualidad es un derecho humano inalienable, que nadie elige
voluntariamente su orientación sexual, y que burlarse, atacar o segregar a una persona por su
orientación sexual, es un acto de violencia de ese derecho humano.


Se necesitan tres tipos de estrategias: a corto plazo, hay que proveerles preservativos gratuitos,
especialmente a los jóvenes, y educarlos en su uso correcto, porque el sexo anal desprotegido (sin
preservativo) es una de las prácticas sexuales de mayor riesgo de transmisión del VIH. A mediano
plazo
, hay que introducir educación sexual en los colegios, hasta ahora, al no hablarse del tema, la
educación formal (escolaridad) no es un factor preventivo para este grupo, y tampoco ayuda a
disminuir la discriminación. A largo plazo, hay que producir hechos que permiten disminuir las
relaciones sexuales de alto riesgo en este grupo , entre ellos fomentar la relaciones afectivas
duraderas,ofreciéndoles unión civil, integración a la sociedad y desaparición de la discriminación.

 

LA IMPORTANCIA DE LA EDUCACIÓN SEXUAL PARA LA PREVENCIÓN DEL VIH SIDA


La educación sexual es el estudio y la difusión de los conocimientos , actitudes, patrones de
conducta, mitos, prejuicios etc., relacionados con el ejercicio de la sexualidad humana, así como la
influencia de contextos sociales, familiares e individuales al respecto.


La educación sexual, en términos amplios, se inicia a partir del nacimiento de la persona,
naturalmente a través de la familia, que va a transmitir sus propios valores y creencias, y continúa
en el barrio, la escuela, el club, a partir de la interacción de los adolescentes entre si y a través de
los medios de comunicación (televisión, radio, medios gráficos e incluso internet)


La educación sexual formal la brindan los profesionales especializados y las Instituciones
Educativas.


Cuando se habla de educación sexual quedan implicados temas como el amor, el deseo, el
cuerpo, el placer, la pareja, tener hijos o no tenerlos, en definitiva de la VIDA y si hablamos de la
vida debemos hablar de cuidarla y de cuidar la salud.


Cuando nos referimos a prevención del VIH SIDA, tenemos en cuenta la definición de Salud
Sexual que la define como la “integración de los elementos somáticos (físicos), emocionales,
intelectuales y sociales del ser humano, por medios que sean enriquecedores y que potencien la
personalidad , la comunicación y el amor.”


Al abordar el tema VIH-SIDA surgen miedos, tabúes, inseguridades, cuestionamientos, etc. La
educación sexual no sólo brinda información clara y precisa al respecto, sino que promueve
cambios de actitud que tiendan al cuidado de la salud, a propiciar relaciones sexuales placenteras
y protegidas.


La educación sexual tiene claro que toda labor preventiva en el tema VIH, debe tratarse desde
un contexto psicosocial respetando costumbres, creencias religiosas y al mismo tiempo habilitando
espacios que permitan reflexionar en forma grupal acerca de los mismos.


La sexualidad es inherente al ser humano, por eso aún en tiempos de una epidemia como la del
Sida, no puede dejar de ser un elemento positivo en la vida y en el desarrollo de las personas. Para
que lo sea hay que vivirla con responsabilidad y respeto por la propia salud y la de los demás.

Las estrategias de la educación sexual en el tema VIH/SIDA deben estar formuladas teniendo en
cuenta a los destinatarios y pueden contener recomendaciones como las siguientes:


Dar información clara y precisa, sin disminuir ni callar el peligro que el SIDA entraña para
las personas.
Demorar la iniciación sexual adolescente y reducir el número de parejas sexuales
Explicar las prácticas de sexo seguro, incluyendo la negociación y el uso correcto del
preservativo
Reconocer y trabajar sobre los obstáculos para la práctica del sexo seguro
Evitar juicios pseudo moralistas.
Luchar contra todo tipo de discriminación.


Asesorar a padres, docentes y a la comunidad en general en todo lo referente al VIH-SIDA.
La educación sexual es considerada un Derecho Humano, y la promoción de los Derechos
Humanos, es un componente esencial de cualquier estrategia de prevención de la infección por
VIH, además de los cuidados y la atención que deben recibir las personas que viven con VIH-SIDA.
Dada la magnitud de esta epidemia, es de vital importancia la implementación de “Programas de
Educación Sexual” desde una perspectiva de género (perspectiva de género es el abordaje de las
disciplinas teniendo en cuenta los mandatos sociales y culturales que rigen para varones y
mujeres).


En base a la experiencia de los profesionales de la salud, la educación sexual es y seguirá
siendo la mejor estrategia para la prevención de la infección por VIH .


“La adicción a las drogas...”
LA POLÍTICA DE REDUCCIÓN DE DAÑOS
Compartir una jeringa y/o aguja para inyectarse drogas es la forma en que el virus del SIDA, el
VIH, se propaga con mayor rapidez, ya que los restos de sangre que pueden quedar en la aguja o
la jeringa recién usada por una persona que tiene el VIH, se inyectan directamente en el torrente
sanguíneo de la siguiente persona que la usa.


Otra clase de drogas no inyectables y el abuso de alcohol, también pueden colaborar en la
transmisión del VIH. Bajo sus efectos, una persona puede olvidarse de la prevención y quedar
expuesta al virus del SIDA y a otras infecciones severas.


La población usuaria de drogas es muy heterogénea. Hay diferencias en cuanto al tipo de droga
consumida, la forma de administrársela, los años de consumo, etc., razón por la cual, los cambios
hacia comportamientos preventivos muchas veces se dificultan. Por ejemplo, no siempre pueden
disponer de jeringas descartables para inyectarse droga de manera “segura”.


Un intento de solución ensayado en otros países y que en el nuestro ha comenzado a
explorarse, aplica la perspectiva de la “Reducción de Daños”. Bajo este enfoque, las personas
adictas son consideradas enfermas con necesidad de ayuda, antes que infractoras de la ley
merecedoras de castigo.


La Reducción de Daños es una política de prevención de todos aquellos perjuicios potenciales
relacionados con el uso de drogas, entendiéndose por “perjuicios” las consecuencias secundarias
al uso en sí: evitar daños corporales severos, accidentes de tránsito y de todo tipo, lesiones por
mala técnica de aplicación de la droga, infecciones como el SIDA, Hepatitis B y/o C, Endocarditis
(inflamación de las válvulas del corazón). También procura evitar las conductas sexuales de riesgo
durante el período de efecto de la droga, en el que disminuye el control que el individuo tiene de
sus actos.


Esta política, implementada con éxito en países europeos a partir del año 1988, es recomendada
por la Organización Mundial de la Salud (OMS), y se funda en el hecho de que el uso de drogas
persiste a pesar de todos los esfuerzos para evitarlo, ya que genera una adicción muy difícil de
superar. Reconoce también que a menudo la prevención del uso de drogas, ha tenido el efecto no
intencional de aumentar los daños asociados al reforzar la estigmatización social (discriminación)
de los usuarios.


Las estrategias de esta política son: la adecuación de leyes y normas, mejorar el acceso de esta
población a los servicios de salud, y promover cambios en las conductas de los usuarios de drogas
y sus parejas mediante educación.



Las infecciones asociadas al uso de drogas intravenosas se producen por la entrada de
gérmenes, cuando las jeringas y agujas se reutilizan y no se lavan bien, ni se esterilizan.
La endocarditis es la infección más grave y se produce por el asentamiento de los gérmenes en
las válvulas del corazón. Esta enfermedad pone en peligro la vida. Muchos de los que se inyectan
drogas usan agua sucia o de alcantarillas para la dilución de la misma, porque según dicen la
droga pega más fuerte.


El virus de la Hepatitis se adquiere cien veces más fácil que el virus del SIDA (VIH), ya que
puede sobrevivir más tiempo fuera del organismo, incluso en sangre seca. La concentración viral
en una gota de sangre es cien veces mayor que la del VIH. Entre un 5 y 10% de las personas que
se infectan con hepatitis B, pueden desarrollar la enfermedad en forma crónica con riesgos de
cirrosis y/o cáncer de hígado.


Es por todo esto que se recomienda:

a) lavarse bien las manos antes de inyectarse,
b)desinfectar bien la zona con alcohol o algún otro antiséptico,

c) usar agua estéril para diluir ladroga,

d) utilizar agujas y jeringas estériles,

e) no compartir agujas y jeringas, ni la cuchara donde se prepara la droga,

f) evitar el riesgo de transmisión durante las relaciones sexuales, usando
preservativo desde el comienzo de cada relación sexual,

g) tener siempre preservativos a mano, y
h) si se inhala, no compartir el canuto.

 

 

 

 

FUENTE: http://www.aaes.org.ar/

Asociación Argentina de Educadoras/es Sexuales
Personería Jurídica  IGJ  816/94
República de la India 2915 8º B. CABA 
Tel (5411) 4806-9022
Tel-fax (5411) 4795-7500

 

 

Campañas

usa el condon 1 usa el condon
usa el condon campaña uso del condon
campaña uso del condon campaña uso del condon

 

campaña uso del condon

 

campaña uso del condon

 

 
           

 

     
       
paute con nosotros
 
 
 
www.prmocion yprevencionensalud.com todos los dereches reservados 2012